martes, 29 de diciembre de 2015

EL ARREGLO DE BEAU BRUMMELL

Hola a todos.
El fragmento de hoy tiene como protagonista a Beau Brummell, el hombre más elegante de la Inglaterra de principios del siglo XIX.
Durante los dos próximos días, se le rendirá un especial tributo en este blog.
Beau Brummell tardaba la friolera de dos horas en vestirse. Incluso, los amigos de éste acudían a su casa para ver cómo se vestían. Tal cual y como estoy contando.
Todos esperaban con verdadera ansia el ver cómo se ponía ¡la corbata!
Beau Brummell no se ponía la corbata como lo hacía la mayoría de las personas en aquella época. No se enrollaba una tira alrededor del cuello hasta que se anudaba. Él lo hacía de otro modo.
Se levantaba los cuellos de las camisas que se ponía. Eran cuellos que eran bastante grandes. Acto seguido, se anudaba la corbata.
Un proceso fácil...¿No creen? La realidad es bien distinta. Os lo voy a explicar.
Beau Brummell tardaba muchísimo tiempo en anudarse la corbata. Era debido a su manera de hacerlo. Ensayaba muchas veces. Podía realizar hasta más de veinte intentos de ponerse bien la corbata. Era muy perfeccionista. Cada vez que se equivocaba, arrojaba la corbata al suelo. Cogía otra nueva.
Llevaba su perfeccionismo al extremo. Exigía elegancia en los demás. Y, al mismo tiempo, se la exigía a sí mismo.
Finalmente, lograba el ansiado resultado. Como podéis ver, Beau Brummell siempre ha sido una persona que ha destacado por encima de todos en un aspecto. Su manera de vestir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada