viernes, 25 de julio de 2014

TINA HABLA

Hola a todos.
¿Os acordáis de la pareja formada por Tina y Sean?
Eran dos jóvenes que contaban su historia en una serie de relatos que estaban, de algún modo, conectados entre sí.
En esta ocasión, es Tina quien habla.
Espero que os guste.

                                    ¿Cómo voy a olvidar mi primer baile en Almacks?
                                    Eleanor estaba radiante con su vestido de color negro.
                                    Yo acudí a aquel baile, deseando pasar un rato entretenido. Sean nos acompañó a Eleanor y a mí. Yo sé que a Sean no le gustan nada esa clase de eventos. Pero no quería dejar sola a su hermana. Y no sabía entonces que tampoco quería dejarme sola a mí. Lo supe más tarde. Aquella misma noche...
                                    Eleanor se sentía incómoda.
                                   Había parejas bailando en la pista de baile.
-¿Qué estoy haciendo aquí?-me preguntó en voz alta.
                                    Me llevó detrás de una columna para poder hablar más de forma relajada. Eleanor estaba nerviosa. Sentía que estaba fuera de lugar.
-No sé el porqué he venido-afirmó-Yo le llevo luto todavía a  mi marido. Tendría que estar en casa.
-Nadie te está criticando-le aseguré-¿Por qué no tratas de relajarte? No es la primera vez que acudes a un baile.
-Es la primera vez que acudo a un baile desde que me quedé viuda. Y no es justo.
-Lo que no es justo es que te encierres en vida.
-Soy una mujer viuda. Ya no soy una niña.
-Pero puedes volver a casarte.
-¿Cómo puedes pensar en eso? Yo siempre amaré a mi marido. Aunque ya no esté.
-Tú misma lo has dicho. Ya no está.
                               Entonces, Sean se acercó a nosotras. Me invitó a bailar. Yo pensaba que se trataba de una cortesía. De modo que acepté su invitación a bailar.
                               La orquesta atacó con un galop. Se trata de una pieza musical muy rápida. No estoy acostumbrada a bailar esta clase de piezas.
                              Al bailar el galop, tuve la sensación de haberme convertido en un caballo. Los pasos de este baile me recuerdan a los caballos cuando van al galope.
-¿Te cansas?-me preguntó Sean.
-¡Es muy divertido!-respondí-Pero parezco un caballo. Aunque mi padre quiera venderme como una yegua.
                              Dimos pequeños saltitos. Finalmente, la pieza acabó. Yo estaba extenuada.
                              Miré mi libreta de baile. Estaba todavía vacía. Tan sólo tenía apuntado el nombre de Sean. Para sorpresa mía, Sean me invitó a bailar con él otra pieza.
-No deberías de hacer eso-le regañó suavemente Eleanor.
-Tina es amiga tuya-le recordó Sean-Prácticamente, la he visto crecer. No pasa nada.
                                Acepté bailar una nueva pieza con Sean. Él me cogió la mano y me la besó con reverencia. Me condujo a la pista de baile.
                                  Empezamos a bailar. De pronto, me sentí mareada.
-¿Te encuentras bien?-me preguntó Sean.
                                  Era el estar tan cerca de él lo que me mareaba. Me trastornaba. No sabía el porqué me sentía así. Sólo sabía que estaba bailando con él. Y que me gustaba la sensación de sentir que los dos flotábamos en el aire.
-Me he mareado un poco-respondí.
-¿Quieres que salgamos a tomar un poco el fresco?-me sugirió.
-No podemos dejar sola a Eleanor.
-Le diré que vamos un momento fuera. Regresaremos enseguida.
                               Vi a Eleanor fruncir el ceño cuando Sean fue a su encuentro y le comentó que me iba a sacar al jardín a tomar el fresco porque me había mareado. No sé lo que pensó Eleanor. Pero no le agradó mucho la idea. A pesar de todo, Sean y yo salimos fuera. Me sentí mejor al sentir el fresco de la noche dándome de lleno en la cara.
                               Pero no estaba sola. Sean me sujetaba con suavidad del brazo. Y yo podía sentir el calor que desprendía su cuerpo. Su olor...Todo...
                                Fue, en ese momento, cuando todo cambió. Sean me besó por primera vez. Y fue un beso muy dulce.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada