martes, 29 de julio de 2014

LYDIA

Hola a todos.
Aunque no le corresponde a este blog, sino a mi blog "Mía Stella", os dejo con un fragmento de Mía Stella (la novela) que estoy dudando entre ponerlo y no ponerlo.
En este fragmento, Estelle habla acerca de la mejor amiga de su hermana Erin. Se llama Lydia.
Os dejo con lo que cuenta Estelle de Lydia.
La descripción más general del personaje vendrá más adelante en mi blog "Mía Stella".

                                Erin está en el salón hablando con su amiga Lydia.
                                Me invita a que me siente con ellas en el sofá.
                                 El grupo de amigas de Erin es bastante nutrido. Pero la amistad entre mi hermana y Lydia es muy estrecha. Conozco a Lydia desde que me alcanza la memoria.
                                  A veces, tengo la sensación de que Erin y yo hablamos en idiomas distintos. Supongo que se debe al hecho de que Erin es dos años mayor que yo.
                                  Lo cierto es que Lydia es una joven muy bella. Tiene la misma edad que tiene Erin. Sus padres ya están pensando en mandarla a Londres para su puesta de largo. Igual que quieren hacer mamá y papá con Erin. Pero Lydia se parece mucho a Erin.
                                 Tampoco quiere viajar a Londres.
-Mis padres estarían perdiendo el tiempo-augura Lydia-Nunca me casaría en Londres. ¿Quién me querría como esposa?
-Eres una joven muy hermosa-enumera Erin-Posees una dote elevada. Tienes una familia cariñosa que se desvive por ti. ¿Qué más quieren los hombres?
-Los orígenes de mi padre...Aún estando en La India, lejos de Londres, la gente habla. Mi madre le decía que no. Que la gente no hablaba en Inglaterra. Pero nos vinimos a vivir aquí porque la gente les criticaba. Mi padre hacía grandes donaciones. Y la gente más le criticaba. A él...Y a mi madre...Y mi madre acabó con los nervios destrozados.
                          Lydia tenía dos años cuando llegó con sus padres a vivir a Majuli.
                          Al cabo de algún tiempo, cuando yo tenía unos pocos meses, mamá, papá, Víctor, Erin y yo nos vinimos a vivir aquí. Fue, entonces, cuando Erin y Lydia se conocieron.
                            Los padres de Lydia son casi vecinos de mis padres.
                            Desde entonces, Lydia y Erin han sido como uña y carne.
-Eso no importa-le asegura Erin a su amiga-Lo importante es que tú eres tú. Eres Lydia. Eres una buena hija. Una buena hermana...Y una gran amiga...
-Me alegro de poder contar contigo, amiga-le dice Lydia con cariño-Por lo menos, tú no me juzgas.
-Tenemos muchas cosas en común.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada