lunes, 16 de marzo de 2015

ECOS DEL PASADO

Hola a todos.
Hoy, os dejo con una carta de amor que le escribe Alexander a Charlotte.

                            Me aseguras que no sientes nada por mí. Pero yo sé que me estás mintiendo porque no me miras a los ojos cuando me lo dices. 
                     He intentado hablar contigo muchas veces. Pero tengo la sensación de que huyes de mí. Me evitas de algún modo para evitarme. 
                    Charlotte, hay algo entre nosotros dos que no podemos evitar. Y yo sospecho que se trata de amor. ¿Tienes tú acaso la misma sospecha? Te pido que nos demos una oportunidad para estar juntos. Pero prefieres hacer caso a lo que dicen los demás. Piensas casarte con otro hombre. 
                    Te imagino en brazos de ese tal Lord George Robertson. ¡Y me quiero morir! 
                   Tu olor me persigue. Cuando me acerco a ti, puedo percibir tu perfume, esa esencia de rosas que sueles echarte. Se mezcla con el calor que desprende tu cuerpo. Y siento que enloquezco cada día un poco más. Y es por ti. ¡Por ti! 
                   Cuando te tengo entre mis brazos, sueño con estar así para siempre. 
                  ¿Acaso vas a sentir lo mismo que sientes conmigo con ese hombre? ¿Qué te puede ofrecer? Un título...¡Yo te ofrezco mucho más! 
                  Me devuelves abrazo por abrazo. Te beso de manera ardiente. Y tú me devuelves esos besos. 
                  Sé sincera conmigo, Charlotte. ¿Acaso vas a casarte por amor? No le amas. Tú estás enamorada de mí. Yo lo sé. ¿Y sabes por qué lo sé? Porque yo estoy enamorado de ti. 
                 Te conozco bien. Sé que no estás enamorada de él. Estás enamorada de mí. 
                A pesar de todo, sigues enamorada de mí. Y yo sigo muriendo de amor por ti. Mis ideas están claras. ¿Puedes decir tú lo mismo? 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada